Blog

10 Costos que tienes que considerar antes de pedir un préstamo para abrir tu negocio

10 Costos que tienes que considerar antes de pedir un préstamo para abrir tu negocio

Fecha: 21-08-2018

Cerca del 80% de los emprendimientos en México no logran sobrevivir a su primer año de operación. Evidentemente son varios los factores que se conjugan para provocar este porcentaje tan alarmante, pero en algún punto casi todos pueden resumirse en que ya no se cuenta con la liquidez o los recursos necesarios para seguir manteniendo el negocio a flote mientras este comienza a generar ganancias. 

Poner una empresa propia es el sueño de miles de personas, y con tal de materializarlo muchas veces caen en el error de arrancar sin haber considerado todos los gastos críticos a los que tendrán que enfrentarse durante los primeros meses o incluso el primer año. También es frecuente caer en la tentación de prospectar gastos al mínimo para tener más oportunidades de conseguir un crédito para negocio

Antes de solicitar tu financiamiento empresarial a cualquier institución bancaria o particular, es prioritario que tengas claro que la suma que vas a solicitar va a darle tiempo suficiente a la empresa para comenzar recuperar la inversión. Este lapso depende mucho del tipo de negocio que pongas, pero por regla general tienes que considerar un año de gastos. Entre los rubros que tienes que tomar en cuenta se incluyen: 

Equipo de producción

Tiene qué ver con toda la maquinaria que vas a necesitar en tus procesos. Por ejemplo, si pones una cafetería, debes considerar la cafetera, los refrigeradores, el horno, la estufa, etc. Suele representar uno de los gastos más fuertes de cualquier emprendimiento. Según sea el caso, existen créditos especializados para la compra de maquinaria y refacciones, así que considera esa alternativa durante tu búsqueda de un crédito para tu negocio. También puedes optar por arrendamiento financiero o arrendamiento puro

Equipo de oficina o mobiliario

Mostradores, escritorios, sillas, mesas, vitrinas, anaqueles, etc. Todos los muebles que no están directamente relacionados con la producción pero que necesitas para atender bien a tus clientes o realizar tus actividades administrativas se incluyen en este rubro. El gasto aquí suele ser más elevado cuando tu negocio es del giro restaurantero o de entretenimiento. 

Gastos de incorporación

A veces se les distingue de los gastos de organización y a veces se les incluye en la misma partida. Engloban todos los gastos que vas a realizar antes de arrancar y que tienen qué ver con estudios de mercado, creación de producto, desarrollo de servicios, honorarios de especialistas, etc. En otro sentido, los gastos de organización tienen qué ver con todos los permisos, licencias y registros legales de tu negocio para que opere en toda regla. 

Oficina, local o nave comercial

Es el monto de la compra o a la renta del espacio físico para el negocio. Si vas a rentar, considera doce meses de arrendamiento. Si vas a comprar, considera un crédito hipotecario para PyME.       

Gastos de operación o gastos administrativos

Los gastos de operación incluyen arrendamiento de equipos, transporte, compra de materia prima, refacciones, insumos de limpieza, etc. Son todos aquellos gastos corrientes que requiere tu operación. También debes incluir aquí el % de intereses que esté generando tu financiamiento mes con mes y el pago corriente de tus servicios.

Salarios

Generalmente se incluyen en el rubro de los gastos de operación. Tienes que considerar un buen margen para pago de salarios porque no puedes condicionar este gasto a que hayan existido o no suficientes ganancias durante ese periodo. Considera no solo los salarios netos, sino el bruto que pagas ya sumando impuestos y seguro social. 

Marketing

Finalmente, pero no menos importante, está el monto que vas a invertir en marketing y publicidad. Dependiendo del giro de tu negocio y de tus clientes objetivos, te puede funcionar más un tipo de publicidad tradicional o en línea. Sin importar el método que elijas, debes tomar en cuenta que implicará una inversión muy necesaria para que puedas promocionar tu negocio. 


Una vez que tengas claro el importe real que necesitas para que tu negocio tenga tiempo suficiente de crecer y afianzarse, es momento de recurrir a los expertos de Limitum para que compares entre decenas de alternativas de crédito empresarial y elijas la mejor opción para ti. Recuerda que nuestros servicios no tienen ningún costo y somos 100% imparciales.

Volver al blog