Blog

Financiamiento empresarial ¿cómo mantener separadas tus finanzas personales y las de tu negocio?

Financiamiento empresarial ¿cómo mantener separadas tus finanzas personales y las de tu negocio?

Fecha: 18-10-2018


Uno de los errores más comunes de los emprendedores que buscan préstamos a negocios y de los empresarios es mezclar las finanzas personales con el dinero de la empresa. Normalmente el argumento que sostiene este tipo de prácticas es que finalmente los recursos de la empresa también forman parte de nuestros bienes personales, pero dicha postura no es la más inteligente.


Si eres dueño de un negocio y comienzas a utilizar, por ejemplo, tu financiamiento empresarial en gastos propios, como la mensualidad de tu automóvil, o si utilizas crédito personal para invertir en tu operación, en lugar de préstamos a negocios, no solo será mucho más probable que pierdas el control de ambas finanzas, además estarás renunciando a los beneficios que tienen los créditos a empresas cuando se utilizan adecuadamente. 


Recuerda que una mala administración es la segunda causa más frecuente de que una empresa quiebre. Evita cometer errores así siguiendo estos valiosos consejos:


Formaliza tu negocio


Muchas personas que tienen negocios pequeños le tienen miedo a formalizarlos, principalmente porque piensan que tendrán que pagar demasiados impuestos si lo hacen. 


En realidad, pagar impuestos es algo que todas las empresas deberían hacer, pero no necesariamente tienen qué ser exorbitantes si elijes el modelo fiscal adecuado y si mantienes una buena organización de gastos deducibles. Hay muchas formas en las que puedes amortizar gastos


Formalizar tu negocio, además, es necesario para que puedas conseguir financiamiento empresarial, y tiene ventajas adicionales, como el hecho de que te permite separar las cosas y proteger tu patrimonio personal en caso de que algo no vaya bien. 


Abre una línea de crédito empresarial 


Hay muchos gastos corrientes en tu empresa que podrías verte tentado a cubrir de tu propio dinero o con tu crédito personal si no tienes recursos de caja chica a la mano. Lo mejor que puedes hacer es abrirle su propia tarjeta de crédito a tu empresa para mantener independientes tu historial crediticio y el de tu negocio. 


Además, tu negocio también se beneficia de comenzar a construir un historial crediticio propio, sobre todo para acceder a préstamos de buena calidad en el futuro. 


Págate un salario


Las ganancias de tu negocio no pueden traducirse al 100% en tus ganancias, porque buena parte de estas tienen que ser reinvertidas para seguir creciendo y conformar un buen patrimonio empresarial.  Por eso, lo mejor es que establezcas un sueldo congruente que mes con mes vas a pagarte, como cualquier otro empleado, en lugar de simplemente disponer de todas las ganancias a tu gusto. 


Al final del periodo, tu negocio tendrá una cantidad considerable de recursos que puedes utilizar de maneras más asertivas. 


Separa tus recibos


La correcta administración contable de tus finanzas, personales o de negocio, implica que guardes el recibo de todo lo que compras para mantener el control y también para comprobar gastos, ante Hacienda, por ejemplo. 


La simple acción pedir factura de todo lo que compres para tu empresa y guardar los recibos en su lugar puede facilitarte mucho la vida al momento de hacer cuentas. Otro consejo: si vas al supermercado y compras cosas para ti e insumos de negocio, pide cuentas separadas. 


Busca préstamos a negocios


Finalmente, es importante mencionar que pedir un préstamo personal para financiar tu negocio es una pésima idea. Existen cientos de alternativas de financiamiento a empresas que están estratégicamente diseñadas para las necesidades de las empresas que recién empiezan, que son pequeñas o que necesitan un flujo especial de recursos. 


Además, los préstamos personales tienden a darte menos dinero, a tener mayores tasas de interés y a ser mucho menos flexibles en sus condiciones de pago, por lo que te arriesgas a no contar con los recursos suficientes que necesita tu negocio, y además a afectar tu historial crediticio personal de forma muy negativa. 


En Limitum, queremos que sepas que sí hay opciones para que puedas financiar tu empresa. Nosotros ponemos tu solicitud en el panorama de decenas de instituciones crediticias y te asesoramos sin costo alguno para que encuentres el crédito empresarial a tu medida. 



Volver al blog