Blog

Las 7 preguntas que debes hacer antes de comprar un negocio

Las 7 preguntas que debes hacer antes de comprar un negocio

Fecha: 12-09-2018

Como emprendedor o como empresario, es probable que en algún momento se te presente la oportunidad o la inquietud de comprar un negocio que ya está operando. Para ello puedes acceder a un préstamo empresarial y es relativamente más fácil obtener el financiamiento cuando va destinado a hacerte de una empresa que ya tiene algo de infraestructura y trayectoria.

Comprar un negocio puede ser una apuesta excelente si este es viable y cuentas con la posibilidad de obtener el capital que se requiere no solo para ponerlo a tu nombre, también para hacerlo crecer. Si quieres elegir bien y no llevarte sorpresas desagradables en el camino e incluso perder tu inversión completa, considera los siguientes factores.  

1.- ¿Por qué el negocio está a la venta?

Algunos empresarios se dedican a arrancar empresas y venderlas en cuanto comienzan a ser productivas. En estos casos suele tratarse de negocios que se venden a un alto precio, pero tienen buen pronóstico. En otras raras ocasiones, puedes encontrar excelentes oportunidades por cuestiones como el fallecimiento del dueño y que los hijos no quieren continuar con la empresa, o la urgencia de capital, por ejemplo. Pero son las menos.

La mayor parte de los negocios se ponen a la venta porque para ser realmente viables necesitan una inversión de tiempo, dinero y/o esfuerzo que los actuales dueños no pueden o no quieren encarar. No tiene nada de malo que compres un negocio así siempre y cuando tengas bien identificado cuál es el impulso que necesitas darle para que comience a generar ganancias de nuevo.  

Así que, antes que nada, indaga a profundidad cuál es la verdadera razón por la que alguien quieres deshacerse de él.

2.- ¿Cuál es la situación financiera?

Te pueden contar maravillas de un negocio, pero si lo están vendiendo es por algo. No te dejes llevar por números aproximados y mucho menos por promesas. Revisa balances, créditos, deudas, impuestos, flujos de caja de hace varios años, etc. Si no los hay, es porque o los números en realidad no son tan favorables, o porque hay un descuido tremendo en la administración, y ambas cosas son focos rojos.

No necesariamente tienes que comprar un negocio al que le esté yendo excelente, pero al menos asegúrate de que no tenga deudas importantes y de que el precio de venta se congruente con lo que está ingresando en el presente.

3.- ¿Cuál es su estatus legal?

Asegurarte de que la empresa realmente pertenezca a quien o quienes dicen ser los dueños, que no haya socios que no estén enterados de la venta, que no tenga irregularidades legales de ninguna clase y que, en general, no vaya a generarte problemas en el futuro, es vital antes de concretar la adquisición.

En este mismo sentido, no compres negocios que no estén debidamente constituidos ante la ley, y al adquirirlos procura hacer el cambio de propietario de inmediato y ante la autoridad correspondiente.

5.- ¿Cuenta con todas las licencias y permisos para operar en regla?

Con frecuencia, los propietarios de negocios que no pueden renovar o adquirir ciertas licencias de operación optan por venderlos, especialmente si se trata de reglamentaciones nuevas que aún no entran en vigor.

Así que no solo te asegures de que el negocio está en regla al momento de comprarlo, también revisa si la ley prevé cambios futuros en los requerimientos legales del mismo.  

4.- ¿Cuál es el estatus comercial del negocio?

Con esto nos referimos a su alcance y oportunidades comerciales. Si tiene clientes cautivos, si ha perdido muchos recientemente, cuáles han sido sus estrategias de promoción y mercadeo, si es conocido y bien valorado en la zona o en el nicho, etc.

5.- ¿Hay empleados?

Muchos negocios que están a la venta tienen uno o más empleados, e incluso podría tratarse de una plantilla completa. Analiza los recursos humanos que ya existen en el negocio que quieres adquirir para determinar si estos van a representar una ventaja para ti por su desempeño y experiencia, o si por el contrario tendrás que hacer nuevas contrataciones.  

6.- Estado de las instalaciones

Cuando las instalaciones están en mal estado o el equipo es obsoleto, tienes que considerar que a corto o mediano plazo tendrás que realizar una inversión adicional para su renovación. Analiza el panorama y si lo consideras prudente, discútelo con el vendedor para obtener una mejor propuesta.

7.- Plan de transición 

Por último, antes de firmar y pagar, desarrolla junto con el propietario un plan de transición específico en el que quede claro cómo y cuándo vas a tomar posesión de la empresa, así como toda la información y documentos que se te tienen que entregar para que puedas comenzar a operar sin problemas y sin depender de terceros.

También es importante que negocies la posibilidad de realizar pagos diferidos para tener más holgura en el flujo de efectivo, y si un pago de contado implica un descuento o beneficio adicional.


El Limitum queremos que siempre puedas aprovechas las oportunidades empresariales que se te presenten. Así que no importa si quieres emprender, impulsar tu negocio o comprar uno, nosotros te ayudamos a comparar entre decenas de alternativas de crédito para que elijas el que mejor se adapte a tus necesidades.

Volver al blog